Cargando la página...

Image
24 July 2015

Beneficios de ser Ateo

Crecí en el seno de una familia tradicionalmente católica, de niño obligado a ir a misa por mi mamá, y ya de adolescente iba por conveniencia e intereses familiares, hasta que un buen día me salio el pelo en la sopa y  fui aceptando y reconociendo que algo dentro de mí “no estaba bien” que tenía más preguntas que repuestas, que mi sentido común y mi lógica fueron despertando, que mi razón cuestionaba la devoción.

Al final, fui encontrando palabras para describir lo que sentía y fue así como al pasar de los años me auto diagnostiqué “ATEO”. Según la real academia española, un ateo es una persona que niega la existencia de dios. Yo le agregaría el plural “dioses” del pasado, presente y futuro y de todas las culturas del mundo.

Les quiero compartir 10 beneficios que he identificado al ser ateo.

1. Ha mejorado mi capacidad de observación, análisis, cuestionamiento, deducción e interpretación de los fenómenos naturales y sociales que suceden a mí alrededor. Nada ocurre por casualidad, magia  u obra de los dioses, todo se deriva de una causa-efecto o acción-reacción… Aplicar el método científico nos abre la puerta al mundo del conocimiento.

2. Desarrollé el arte de la responsabilidad, soy capaz de resolver mis propios problemas, yo solo, bien solo, no espero que nada ni nadie solucione mis asuntos de humano de una manera mágica. Cuando estoy triste, enojado, con ira, frustración, cólera, etc. Sé que me tengo a mí para resolver, y de no hacerlo, no pasa nada. Así es la vida. No todo lo que nos pasa obedece a “significados indescifrables” ni a planes del más allá, por ejemplo la muerte de un ser querido, el tener una enfermedad terminal, un divorcio, etc.

3. Puedo moverme de un extremo a otro sin miedos ni culpas al poder, la autoridad y lo sagrado, pues he entendido que la dictadura más despiadada del ser humano es la mental y es por eso que pocas personas se atreven a cuestionar al poder que las somete, incluyendo autoridades religiosas como: el sacerdote, el papa o el mismo Jesucristo.

4. Se ha expandido mi sentido de libertad, al no creer que haya un “ser omnipotente, omnisciente y omnipresente” que todo lo puede, que todo lo ve y que todo lo controla. Siento que puedo hacer lo que se me da la gana sin estar pensando que unos ojos me ven, que unos oídos me escuchan y que mis actos están siendo controlados por alguien más.

5. He fortalecido mi sentido de respeto por la vida en todas sus formas y expresiones. No creo que yo (humano) sea el centro del mundo y el universo, por consiguiente nada que sea “imagen o semejanza” de mi (dios) puede serlo tampoco.

6. Tengo un sentido de humildad ante los misterios de la vida totalmente indescifrables para nuestra limitada capacidad humana, por consiguiente, tampoco creo que tenga las repuestas a todas las interrogantes de este mundo. Somos unos de tantos, antes, durante y después sucedieron, suceden y sucederán cosas que no podremos entender nunca. Los dogmas de fe son arrogantes, verticales y creen saberlo todo, pero la duda, esa si es sabia.

7. No creo en el cielo o el infierno, por lo tanto, no creo en recompensas o castigos por hacer el bien o el mal. Cada acción u omisión de mi vida la asumo y soy consecuente con las repuestas y efectos que eso genere.

8. Amplié mi comprensión de mi cultura y las otras culturas del mundo, no creo que Jesús sea mejor o peor que Mahoma o Buda, tampoco creo que dios cristiano sea mejor o peor que Alá, Zeus o el dios del agua. Tampoco creo que los valores morales cristianos sean peores o mejores con relación a los valores de un Hindú, ateo, de alguna actriz del porno, etc. Solo son diferentes.

9. Me hago responsable y responsabilizo a la humanidad misma de todas las desgracias, guerras e injusticias que reinan en el mundo, nosotros somos el problema y nosotros somos la solución.

10. Y finalmente, contrario a lo que muchas personas creen, he fortalecido mi espiritualidad y cada día trato y me esfuerzo por desprenderme de lo material que ancla mi mente y mi cuerpo, no necesito una casa, un carro, el mejor teléfono, ni dinero para ser feliz.

Las personas somos seres vivos que nacemos y necesitamos vivir en sociedades (A diferencia de otras especies vivas que les gusta estar solas), durante toda nuestra vida absorbemos y descartamos elementos culturales, educativos y sociales del entorno en el que nos desarrollamos, a esto se le denomina “procesos de socialización”

Por ejemplo, si nacemos en Nicaragua el idioma que hablaremos es el español, usaremos ropa para clima tropical, tendremos acceso a una gran variedad de frutas y verduras y posiblemente seremos cristianos, etc. Todo lo contrario si naciéramos en Egipto, La India, Filipinas, etc.

Pero también hay otros ejemplos más difíciles de “ver” y entender sobre nuestros procesos de socialización, como nuestra actitud hacia las mujeres, niños/as, homosexuales, nuestra relación con el tema de la basura, etc.

Como aquí nacimos (Nicaragua) creemos que “así debería funcionar el mundo” GRAN ERROR!!!

No nacemos cristianos (católicos, evangélicos o protestantes), tampoco mormones, bautistas, musulmanes, adventistas, testigos de Jehova, ni nada, nacemos ATEOS.

Dicho esto, que comiencen los linchamientos con dagas, cuchillos y machetes de preguntas y reflexiones.

Ateos del pasado y presente: Stephen Hawking, Confucio, Jonh Lennon, Voltaire, Copérnico, Newton, Leonardo da Vinci, Einstein, Friedrich Engels, Auguste Comt, Karl Marx, Vladimir Ilich Lenin, Bill Gates, Madonna, Angelina Jolie, José Saramago, etc.

De Nicaragua para el mundo, soy Yaser Morazán, nos vamos y nos vemos hasta un siguiente artículo o vídeo.

Nos podemos encontrar en FaceBook.

Nos podemos ver en YouTube.

Para fotos bonitas de Nicaragua: Instagram.

Para quejarnos del mundo Twitter.

Correo: yasermorazan@gmail.com