Cargando la página...

Image
21 May 2015

Dime como TE VES y te diré QUIEN ERES.

No hay mejor manera de enganchar a un público que con un título morboso y superficial como el que tiene este artículo, lo aprendí de los periódicos de circulación nacional y sin ser periodista, ja!

Todos los días vemos, leemos, sentimos y hasta respiramos publicidad que nos dice lo que está bien y lo que está mal con relación a nuestras vidas, en anuncios de tan solo 30 segundos nos presentan un problema, e inmediata y mágicamente una solución que se resume en COMPRAR. ¿Han notado que en los anuncios aparece gente delgada, blanca, guapa y “adinerada” que tiene poco o nada que ver con el promedio de nicaragüenses?, perooooo ¿Son estas imágenes un mito urbano basado en mis prejuicios o una realidad incomoda de aceptar?

En sociedades como las nuestras, altamente polarizadas y con unas desigualdades socio-económicas del tamaño del mundo, es bien fácil jugar a categorizar quien es rico, clase media o pobre en función de su apariencia y derivado de lo que compra y si lo que compra es ropa, la tarea se nos hace mucho más fácil.

De joven tuve un grupo de “amigos” a quienes les gustaba irse a sentar a un centro comercial de Managua, ahí nos poníamos en cualquier esquina con una lista de chequeo y unos pensamientos tan profundos como el lago de Nicaragua, a ver la marca de las camisas, pantalones y zapatos que llevaban las personas.

Basta con fotografiar un grupo de personas que transitan por Galerías Santo Domingo y otro que transita por Plaza Inter o Metrocentro para darnos cuenta que algo pasa, que algo no está bien y que la división entre unos y otros es una realidad compleja de la que preferimos no hablar por miedo a herir susceptibilidades.

Aquí les va otra observación incomoda, ¿Ya notaron el color de piel de la mayoría de niños que piden en las calles, versus el color de piel de los niños de los colegios privilegiados de Managua? ¿Ya notaron el color de piel de quienes compran y de quienes venden en las tiendas más exclusivas de Galerías? ¿Ya notaron las fracciones físicas de los policías, enfermeras y docentes, versus empresarios, banqueros y algunos políticos? Hummmm… Ahí tienen sus propias repuestas y cada quien llegará a sus propias conclusiones. Mi punto es… ¿Cuándo y cómo pasó?

Existen datos históricos confiables que pueden justificar mi desocupada preocupación, y para eso ustedes queridos lectores me van a echar una manito de gato, ¿Quiénes fueron los ilustres conquistadores de este país? Y más importante aún ¿Quiénes “independizaron Nicaragua? Y no me venga a salir con el cuento de que fueron Diriange y Nicarao, porque a esos dos los mataron bien rapiditos en el proceso de la conquista española. Los primeros fueron españoles y los segundos fueron criollos y mestizos, ambos descendientes de los primeros.

Y como dice el viejo y conocido refrán, quien paga el baile, manda el son, y fue así como empezó la repartición del poder económico y político en la tierra bendito por gracias de dios (Nunca he entendido ese lema). La fórmula aplicada por nuestros respetados independentistas hasta nuestros maravillosos días ha sido: 1 para el indígena y 100 para españoles, mestizos y criollos.

El indígena siempre se ha mantenido al margen del poder, él solo ha sido la grama que se pisa entre pelea de elefantes. León y Granada fueron la cuna de la burguesía nicaragüense, en otras traducciones léxicas intelectuales eruditas profesionales buajajaja, Liberales y conservadores se repartieron el pastel y el pueblo recogió migajas, ricas, pero siguieron siendo migajas.

Durante los 30 años conservadores se entregaron privilegios a extranjeros venidos de Europa, principalmente Alemanes e Italianos y en menor medida Españoles, Franceses e Ingleses. A todos estos se les entregaron tierras a bajo precio e incluso regaladas con la excusa de invertir. “Los privilegiados” con la nueva fusión genética fuimos los descendientes de la zona norte de este país, por eso es que decimos que ahí están “las mujeres más guapa de Nicaragua”, es decir, las más blanquita…Pero no somos racista!!!

¿Y adivines qué? La historia se vuelve a repetir con la supuesta revolución liberal de Zelaya, aquí se consolidó la burguesía criolla, esa a la que tanto criticamos, como también envidiamos y más grave aún, nos queremos parecer a ella. Y es de esta manera como algunos de los siguientes apellidos se han dividido el pastel de la riqueza nacional: Solórzano, Cuadra, Pasos, Chamorro, Cardenal, Sacasa, Cárdenas, Lacayo, Lovo, Cordero, Estrada, Martínez y más recientemente los Somoza, Debayle, Bolaños y Ortegas, porque el proletariado por fin llegó al poder y ahora tenemos nuevos ricos.

La historia se sigue repitiendo, pero ahora con nuevos rostros y otros nombres, las amenzas de ayer fueron Europeos y Norte Americanos, ahora son Rusos y Chinos.

Por lo tanto… El que al ojo por ciento vinculemos blanco con sinónimo de dinero y moreno con sinónimo de pobreza no es una casualidad de la vida, sino una interpretación de un fenómeno estructural político y económico complejo que se originó hace muchos años.